Economías emergentes: motor de crecimiento

Economías emergentes: motor de crecimiento

La posible retirada de inversores en aquellas economías más emergentes de la región latinoamericana está preocupando a organismos como el Fondo Monetario Internacional. Los grandes riesgos a los que se está sometiendo la economía global y el miedo que ha desencadenado la desaceleración de aquellas economías más desarrolladas podría tener un significativo impacto en la economía de aquellas economías emergentes.

Y es que, con un 60% de peso en el PIB Mundial, las economías emergentes son un gran potenciador de la economía. En los últimos 30 años, las economías emergentes han ido ganando terreno a las desarrolladas en la distribución del peso de las mismas en el PIB. Según los datos del FMI, las economías emergentes han llegado a posicionarse, en 2013, con un peso superior a las desarrolladas en el PIB global.

Participación de los grandes bloques económicos en el PIB Mundial

Tal es su peso en la economía, que el 80% del crecimiento económico mundial depende de la actuación de estos países en la economía global. Un gran peso que, contrastándolo con el que tenían hace unas décadas, muestra un gran crecimiento de estas economías y un claro motor de crecimiento económico para el planeta. Algo a tener en cuenta, cuando se quieren llevar a cabo actuaciones que implique y tenga efectos directos en estas economías.

Como se puede observar en la gráfica, una muestra de la gran fuerza, y el peso, que poseen las economías en vías de desarrollo y el fuerte impacto en la economía que tendría una caída de las mismas. Es por ello que las actuaciones, como las llevadas a cabo por Estados Unidos, no son las más correctas para estas economías. Más aún, cuando vemos el empuje de estas economías al crecimiento económico mundial.

Las acciones llevadas a cabo, como hemos dicho, no son las más correctas. América Latina, una región poseedora de algunas de las principales economías emergentes del mundo, posee una gran dependencia de la exportación de sus materias primas al exterior para continuar con sus crecimientos. El desplome del precio de estas commodities y los bloqueos de otras economías desarrolladas podrían llegar a asfixiar a estos países, tan dependientes, como hemos dicho, de estas exportaciones.

Mientras que algunos países, en los últimos años, han aumentado su dependencia en la exportación de materias primas, si es cierto que la economía latinoamericana está mucho más diversificada que hace una década. Países como México, son una muestra de cómo se ha ido reduciendo el peso de este tipo de exportaciones, orientándose al comercio internacional de otra serie de productos y servicios.

Esto no solo hace al país más competitivo, sino que le da la tranquilidad de no depender únicamente de las materias primas y la evolución de las mismas para sostener su crecimiento y su economía. Una apuesta ganadora de México y que le está llevando a alzarse con el primer puesto en el ranking de las economías hispanas con mayor crecimiento a nivel global.

Otras economías latinoamericanas, especialmente las de Centroamérica, también han orientado sus políticas de exportaciones hacia la diversificación de las mismas. En los últimos años, pese al crecimiento que han tenido los precios en las materias primas, muchos países de Centroamérica se han centrado en diversificar sus exportaciones, consiguiendo, al igual que México, poseer un crecimiento menos dependiente de un solo factor.

En las últimas décadas, el incremento de los precios en las materias primas, especialmente el de las energías y metales, han llevado a economías, como Perú o Colombia, a cosechar grandes crecimientos en sus economías. No obstante, el auge de estas materias primas y la escasa diversificación que han realizado de su modelo exportador las hace más vulnerables ante un desplome de los precios en las materias primas.

Por esta razón, podemos clasificar los países de la región latinoamericana en dos partes. Por un lado, como hemos dicho, nos encontramos con Centroamérica y países como México, donde han ido aumentando sus exportaciones de bienes y servicios, más allá de las materias primas, y que están enfocando sus economías hacia los modelos más desarrollados.

Por otro lado, tenemos las economías del sur de Latinoamérica, las cuales, a día de hoy, son igual o más dependientes de las materias primas que hace unas décadas, y, por consiguiente, más vulnerables ante posibles shocks en los precios de las mismas. Unas políticas que, de no convertirse, siempre representarán una gran vulnerabilidad para sus economías.

En definitiva, si algo se puede sacar de esto es el enorme peso que están ganando las economías emergentes, en su conjunto, en el PIB Mundial. El gran peso de estas las ha convertido en un motor de crecimiento para nuestra economía y, sin embargo, también son las más castigadas por aquellos países más desarrollados. A esto hacía alusión Klaus Schwab en Davos, pues de no darse un desarrollo inclusivo para todas las economías, el crecimiento no iba a ser el óptimo para la economía global.

Nota original: Mexport

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *