Pasos para exportar productos mexicanos en el extranjero

Pasos para exportar productos mexicanos en el extranjero

Uno de los objetivos de los empresarios y productores sociales es lograr exportar sus productos y venderlos a otro país, que es la definición más concreta de exportar.
Para lograrlo, además de cumplir con las normas requeridas de calidad del producto, se deben seguir las siguientes normas legales:

  1. Tener una empresa que esté constituida legalmente según las leyes fiscales y comerciales del país.
    En México cualquier persona moral o persona física con actividad empresarial puede convertirse en exportadora, sin importar su tamaño, lo que importa es su nivel de competitividad.
    Una empresa competitiva debe contar con los recursos humanos, financieros, materiales y de capacidad técnica y productiva para poder hacer frente a la competencia y desarrollar su actividad con el fin de convertir a la empresa en una empresa orientada a la exportación.
  2. Determinar el mercado al que vas a exportar.
    Puedes realizar un estudio de mercado para decidir en qué país es más probable que tu producto tenga mejor aceptación de acuerdo a sus gustos y preferencias y adaptar tu producto a ello.
  3. El proceso de exportación no tiene periodos definidos, depende de factores como:
    -El nivel de competitividad de tu empresa y tu producto, así como del compromiso de la propia empresa.
    -Contar con un Plan de Negocios de Exportación, que define la estrategia de entrada a los mercados extranjeros y la forma de operación más recomendable dependiendo de las características de la empresa exportadora, el producto de exportación y el mercado.

Para exportar un producto es importante conocer los conceptos básicos de comercio exterior, posicionamiento del producto y nivel de competitividad de éste (valor agregado y/o precio) además de contar con información suficiente de la capacidad de producción, capacidad financiera de la empresa para implementar un plan de exportación y la organización administrativa al interior de la empresa, entre otros.


Fuente: Instituto Nacional de la Economía Social

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *